Untitled

La señora Encarna era rubia de ojos azules y soltera hasta los 55, entonces se casó con un tipo egoistorrón, viudo, y enfermizo.

Yo, en plena pubertad, recuerdo muy bien el no poder llegar a comprender porque se había casado🤷🏻‍♀️ Ella era más bien seca en su manera de hacer, pero demostraba el cariño que sentía por mi, de mil y una maneras. No hablábamos mucho, pero simplemente nos entendíamos. Tenía un cuarto lleno de hilos, cintas, telas etc…un verdadero paraíso según mi punto de vista… Me hizo un día un peinado de trencitas inspirado en la película 10 con Bo Derek, con piezas de colorines entrelazadas en mi cabello, que a mi padre casi le da un patatús del horror que le causaba… Un día me llevó al mercadillo de las Glorias en Barcelona, al ver mi entusiasmo con una pulsera de los años 70 que me había comprado en dicho lugar unas semanas antes. Con esa visita, se abrió un mundo nuevo para mi…el de los mercadillos de segunda mano, que llegaría a su esplendor al irme a vivir a Bélgica, el nirvana de todo lo vintage.

Bar con interior vintage en Amberes, Bélgica

Mercado de las Glorias, Barcelona, en la actualidad

Mercadillo de Las Glorias, en épocas pasadas

Mercadillo en Amberes, Bélgica


0