Mi querida tia Rosa, la hermana menor de mi madre



Nos despedimos aquel dia de febrero en la estación de Torredembarra y ella me dijo, Miriam no te olvides que vienes de una familia con mujeres muy especiales y tu eres una de ellas. Ninguna de las dos sabíamos que sería la última vez que nos veríamos y que esas serían sus últimas palabras. Después de su muerte, sus palabras tomaron la forma de legado.

0 views
0